Como el que cree que tiene un gato

Observo una taza de café a través del humo de un cigarro que se consume en el cenicero. A su lado, otro recipiente vacío. Me encuentro solo y pienso que la imagen evoca a la residencia del dueño de un gato, aunque la palabra dueño no corresponda a un animal como el felino. Tanto en... Leer más →

Anuncios

Ding Dong

Bajé las escaleras que no llevaban a ninguna parte. Cuando regresé sobre mis pasos, volvió a sonar el timbre.

Todo es silencio

Tu cuerpo rima con mi cuerpo y baila danza con mi boca al son de las olas. El sol se disfraza de luna al atardecer vestido de calima y bruma —donde todo enmudece— Susurros de granos de arena desprenden la piel silencios que aventuran todo. Todo lo que debemos callar.

La bestia

Aquellos enormes ojos me deslumbraron. Se acercaban a gran velocidad —tuve que dar un brinco para no ser arrollado—. La bestia se detuvo en seco, dejando atrás el rastro de la frenada y un grito en forma de chirrido. Sus ojos se volvieron del color de la sangre. Los miré fijamente y lancé mi más... Leer más →

Dicotomía

Hoy he vuelto a ver a mi doble. Estaba saliendo por la puerta del edificio donde vivo. Bajó mi calle hasta el cruce, giró a la derecha y se dirigió al metro. Lo perdí en las escaleras con dirección al andén de la línea 10 (tiene parada en mi oficina). Aún sigo inmóvil, sentado en... Leer más →

El regalo

Daniel cerró la puerta de casa de un portazo. Se apresuró a subir las escaleras hacia el dormitorio, pero su padre interrumpió la huida habitual. —¿Qué te ocurre? —le preguntó. —¡Hemos perdido el partido! —contestó airadamente el chico—. Mañana tengo un examen de Inglés y también lo voy a suspender. ¿Cuándo me saldrán bien las... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑