Libros y respuestas

Cuando era niño, mi padre me dijo que obtendría todas las respuestas en los libros. Con los años, después de leer sin cesar, buscar y no encontrar lo que deseaba; decidí escribir un libro con mis propias respuestas sin resolver. Algunos me tacharon de loco y otros de farsante. Pero nadie sabe que en ese... Leer más →

El espectro

Cuando nací, a mi madre le dieron el pésame, quizá como un preludio de mi forma de ver la vida sin temer a la muerte. Ese es el último día que mi madre vio a mi padre, pero yo no puedo decir lo mismo. La primera vez que volví a verle me esperaba en la... Leer más →

La sábana

La niña no dejaba de agujerear la sábana con el punzón. Estiraba el tejido y, con un rápido movimiento de brazo, lo apuñalaba, esbozando una sonrisa. Era una acción casi armónica que repetía sin cesar. El sonido de la tela al resquebrajarse provocaba que sus diminutos ojos se abrieran en gesto de asombro. Clavaba la... Leer más →

El trabajo

Me encuentro a menos de dos kilómetros de distancia del blanco. Observo su figura encuadrada en el centro de la mira telescópica. El objetivo camina por la calle, sin ninguna sospecha que le haga intuir que mi rifle PGM 338 está apuntándole directamente a la cabeza. Al otro lado del cristal solo existe otro nombre... Leer más →

Pareidolia

Cuando el padre de Fayna apagaba la luz, todas las sombras de su habitación cobraban vida. Varias figuras se retorcían y bailaban alrededor de la cama, acechando sus sueños. Fayna sabía que la única manera de pasar la noche era esconderse bajo las sábanas, donde todo era oscuridad y miedo hasta el día siguiente, pero,... Leer más →

Antes de dormir

Un clic, una chispa: ¡Fuego! El pistoletazo de salida con la tranquilidad de un revolver apuntando directamente al esternón. ¡Bang! Mi habitación en penumbra se ilumina. El humo serpentea, baila y danza como las sombras en la caverna de Platón. Veo a mi mujer desnuda por última vez. Las ondas del disparo dibujan sus curvas.... Leer más →

Monstruos

Siempre duermo con un pie fuera de la cama, obviando los monstruos que se esconden debajo y quieren atraparme. Pero esa noche no sucedió de esta forma. Debido a un mal sueño, me agité demasiado y me precipité al suelo. La única parte de mi cuerpo que permaneció sobre el lecho fue la extremidad con... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑