Bad habit

Se deben comenzar los días como una partida de billar, rompiendo con fuerza y desperdigando los pedazos del juego por la mesa. Del mismo modo que suena una bofetada de deseo contenido.Y si el rasgueo de “Bad Habit” nos trae nuevos vientos… Do, Re, Mi, ¡Fuck!Seamos mal ejemplo, seamos un riff descarado del rock más... Leer más →

Simplemente

No me pidas que baile, que deje de fumar y haga más ejercicio. No me pidas que me cuide, que no sea intenso, que no esté triste cuando la vida pese. No me pidas que no te quiera, que no vea todos los futuros contigo. No me pidas nada, no me juzgues, no me hables... Leer más →

Incendios días

He estado unos minutos recogiendo mis propias cenizas de entre las sábanas. Amanece octubre y sigo calcinado. Mi sonrisa huele a chamusquina, pero auguro que las lluvias del otoño regarán los escombros del incendio. En el fondo sé que aún no quiero dejar de arder, que me basta una chispa en tus labios, uno de... Leer más →

El final

La siguiente vez que quieras ser egoísta, la próxima vez, si realmente quieres que sea para siempre, busca un acantilado y, sin consultar al amor de tu vida, despéñate con el coche al más puro estilo de Thelma y Louise. Y no sientas ningún remordimiento, que solo era un coche.

Listas inacabadas

Me quedé con ganas de levantar tu falda una y mil veces más. De perderme entre tus piernas y sentir el calor de tu lengua. De morir en el país de las maravillas. Ansié verte salivar sobre la almohada, sobre mi espalda y que mis labios encontrasen todos los recovecos donde besarte. Deseé ver bailar... Leer más →

24 de junio

Que esta noche, con tus velas por hoguera, sigas volando alto y nunca, nada ni nadie, te bajen de las nubes. Que bailes siempre al ritmo del fuego de tus caderas, celebres cada día y jamás se apague tu sonrisa. Que los instantes te traigan todo lo que mereces y que lo que sobre se... Leer más →

Enchufados

El camino del enchufe suele ser el más rápido. Véase el ejemplo de la electricidad, donde los políticos acuden a las puertas giratorias de las empresas eléctricas a la velocidad de la luz. Pero no es necesario acudir a la ley de Ohm para entender este concepto, todos tenemos conocidos que hemos visto tirar de... Leer más →

Como el que cree que tiene un gato

Observo la taza de café a través del humo de un cigarro que se consume en el cenicero. A su lado, otro recipiente vacío. Me encuentro solo y pienso que la imagen evoca a la residencia del dueño de un gato, aunque la palabra dueño no corresponda a un animal como el felino. Tanto en... Leer más →

Nombres

Desde los tiempos del instituto, he adoptado sobrenombres que nunca consideré que me hicieran justicia o, simplemente, que yo estuviera a su altura: “El Indio”, “El príncipe de Egipto” o “Periplo de Kenzo”. Estos apelativos eran la consecuencia de llevar el pelo largo y tener los ojos achinados. Otros amigos daban un carácter de palíndromo... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑