Lo que ronda en la cabeza

A pesar de las repetidas advertencias de los presentes, el rey era tan curioso que finalmente decidió averiguar lo que había al otro lado del hueco de la guillotina. Cuando el verdugo levantó la cabeza del rey del cesto, todos pudieron ver lo que había estado oculto hasta ese momento: una sonrisa en el rostro del monarca. Esta fue la primera vez que se le veía sonreír en público.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: