Entre el día después y mañana

Me gusta todo en lo que nadie tiene nada que perder. Cuando el día a día no me come, recuerdo que suspiro por las pequeñas cosas. Anoche, después de un largo paseo por la playa, se veía una luna preciosa desde la ventana. Me quedé mirándola un largo rato junto a la botella de vino que me abrí para celebrar la vida. Mirar y poco más. Fueron unos momentos preciosos que guardaré junto a mi colección de atardeceres.

Hoy no he visto amanecer, se estaba muy bien en la cama, remoloneado, que es otro gran placer. Y, ahora, que es lo que va después de ayer y antes que mañana, pienso en las cosas que verdaderamente me hacen disfrutar: la música en directo, las calaveras de colores, las cartas, una cerveza con los amigos, fuegos artificiales silenciosos, pompas de jabón, encontrar dinero en un bolsillo sin recordar que estaba ahí, la sonrisa de un desconocido o que suene mi canción favorita en la radio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: