Silencio impuesto

¡Buenos días, María! —saludan al únisono las dos señoras. María responde con un gesto de asentimiento y una leve sonrisa a sus vecinas, continuando con su camino hacia el colmado. —Mírala, siempre tan maquillada, parece que sale a la calle solo para que la miren —dice Carmen bajando la voz. A sus 86 años aún... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑