Replantar

«Quid pro quo», pensó aquel árbol que, convertido en ataúd, se cobraba la venganza del hombre que lo taló y ahora descansaba entre sus restos.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑