Te espero

Te espero en todas las canciones, a un milímetro de tu boca, con la puerta entreabierta y apoyado en tu ventana. Te espero en las llamas de todas las hogueras, en todos los troncos que se convierten en ceniza. Te espero en el humo de mi cigarro, en cualquier cama deshecha. Te espero en mi... Leer más →

Arrastre

La fauna y la flora acechan como maleza en los ahora El silencio ancla los días clavados en mi pecho, el arrastre de mis pies hacia el vacío del pasado. Fuerza de una pluma, agarre con mis manos desnudas la tierra ¡que me traguen las sombras!. No, mejor que bailen a mi alrededor. Respiro, aprieto... Leer más →

Huir

Cuando no duermo, sueño. Es más productivo. Un adiós puede ser un largo eco, un chasquido o el silencio. Los muertos no dan el pésame. Voy a escribir un poema con tus silencios, donde los versos midan tu ausencia y las rimas cuenten los días. Voy a borrar tu nombre de todas las hojas y... Leer más →

Solamente abril

Abril se marcha como un tren sin pasajeros, como se envía una carta de amor sin remite, ausente, aliviado por el tiempo. Los días fueron más cortos de lo que auguraba marzo, pero con un regusto a la soledad que no se deja abrazar. No se permitieron los besos sin máscaras, ni hubo versos a... Leer más →

Lemniscata

El infinito no son más que dos peces que se dan la espalda. Unidos por sus colas dibujan un analema para besarse. El lazo que desabrocha tu vestido. Sempiterno descanso del ocho. Un baile simplemente interminable.

Estirpe

Reconozco en el barro la huella de mi estirpe, la agitada constancia de lo yerto, recinto insobornable que cobija la vida, un rito de materia que proclama su herencia por el aire. A solas voy buscando mi linaje de sombra, vacuidad de carcoma, cruce que configura mi camino de estatua, lo que impulsa el dolor... Leer más →

Todo es silencio

Tu cuerpo rima con mi cuerpo y baila danza con mi boca al son de las olas. El sol se disfraza de luna al atardecer vestido de calima y bruma —donde todo enmudece— Susurros de granos de arena desprenden la piel silencios que aventuran todo. Todo lo que debemos callar.

Era un milagro. Su risa era la música, esa melancolía. Ni una palabra se escucha de Lorca, ni una. Rasgueos de piano, suspiros de guitarra. El alma del poeta en algunos celajes de sus amigos, la anécdota de su vida, el drama. Pero ni una palabra se le escucha en ninguna parte a Lorca. Él... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑