Una historia ridícula, de Luis Landero.

Pues bien, así las cosas, de pronto legó el otro amor loco, el sublime, el bárbaro, el doliente, el soluto, el súbito, el despótico, y todos los vocablos de ese corte que se le quieran añadir, el que es a la vez cielo e infierno, premio y castigo, el que te aniña y al vez... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑