El final

La siguiente vez que quieras ser egoísta, la próxima vez, si realmente quieres que sea para siempre, busca un acantilado y, sin consultar al amor de tu vida, despéñate con el coche al más puro estilo de Thelma y Louise. Y no sientas ningún remordimiento, que solo era un coche.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑