El parque

Alba prácticamente arrastraba los pies al caminar. Tenía el aspecto del gato de Charles Perrault: "El gato con botas". Crecía a pasos agigantados y su madre le compraba las botas un número más grande. Vestida con un peto vaquero y una camiseta blanca, perseguía el rastro de Lupo guiándola hacia la zona de juegos. Los rizos... Leer más →

Cuerpos

Cuerpos que chocan una y otra vez, descascarillando su piel de cristal. Cuerpos de marfil acariciando la tierra, girando y revoloteando por la inmensidad. Esparcidos como planetas en el universo, buscando el estallido para ser estrellas. Cuerpos esféricos impulsados por manos, dedos, otros cuerpos… Caricias de colores disputándose un lugar en el espacio. Destinados a... Leer más →

Imagina

Le despertó aquella canción: And no Hell below us Above us only sky A punto de jubilarse, dormía durante el día tras largas noches trabajando como guardia de seguridad. No tenía consciencia de cómo, pero esa mañana dejó encendida la radio antes de dormirse. You may say I'm a dreamer But I'm not the only... Leer más →

Bagaje

Esperaba en el mostrador de reclamaciones. Habían perdido mi equipaje. No existía una forma peor de empezar mis “primeras” vacaciones. Odiaba esa maleta. Uno de los regalos de mi ex mujer para que pudiera cargarla, con sus prendas, como una bomba de relojería en cada viaje. Después de once horas de vuelo, más día y... Leer más →

Despegar

Puerta de embarque número dieciocho. De los aeropuertos se dice que no hay un lugar más feliz que la zona de llegada. Punto donde finalizan todos los viajes y los destinos se dan la bienvenida. Marco se encontraba en la puerta trasera, después de unos días en la capital portuguesa. Viajaba a sitios donde era... Leer más →

Otra canción 

Llevo rato observando tu desnudez desde la almena, acariciando cada una de tus curvas con mis pupilas. Viéndote postrada frente a mí, desafiante, en predisposición de un arrebato de malas intenciones. Mis ganas de tocarte vencen a cualquier otro deseo que pudiera brotar en un instante. Quizás un segundo, una hora… la eternidad. Me acerco... Leer más →

La chica del metro

Tocaba en el metro, como suelo hacer cuando quiero que desoigan los gritos sordos que no puedo sacar a pasear en mi casa. Aquel día no pasaba nadie. No hablo de que me premiasen con una moneda, pero tampoco podía disfrutar de su habitual ignorancia. En mi autoconvencimiento, siempre me digo que no soportamos aquellas... Leer más →

El cubo

—¿Alguien me escucha? ¿Alguien puede verme? Percibo la fría piedra alrededor, la humedad bajo mi estructura, el vacío en mi interior. Arriba una pequeña luz, lejana como la luna en una noche sin estrellas. El aire es pesado, la oscuridad me envuelve y penetra dentro. Suspendido, espero… —¿Alguien me escucha? Una sacudida brusca, mi cuerpo... Leer más →

El abogado

No se apreciaba la luz del día, a pesar de que las ventanas se encontraban abiertas para sofocar el calor de la noche. Daniel, despierto desde horas inciertas, observaba como el ennegrecido techo de su habitación se aclaraba con la llegada del alba. En ese instante la cama, que en horas previas había intentado expulsarlo... Leer más →

Dormir

Le resultaba imposible conciliar el sueño con el ruido de los latidos de su corazón. Una vez cesaron, lo consiguió.   Juan Manuel Ramírez Paredes. Cuentos sin retorno. Madrid (2018).

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑