No es la puta vida, es la jodida muerte

Cómo admiro a los que saben irse, a los que no tienen miedo a la muerte. Genio y figura hasta la sepultura. Ellos son los que nos enseñan a vivir, porque nosotros nos quedamos aquí. Y en eso consiste realmente la vida. No es demostrar valor, es demostrar cariño, empatía y ayudar. Es volver al concepto de tribu y huir del individualismo. Hacen falta menos muros y más puentes para estos días, no me cansaré de repetirlo.

Los que me conocen ya saben que, a veces, escribo y escribiré sobre los que no me leen, bien porque, de alguna forma u otra, se fueron; o porque prefieren adormecer sus sentidos a verse reflejados en una canción, un poema o la literatura.

Sigue habiendo mensajes que uno jamás querría recibir, pero llegan. Llegan para anunciarte un nuevo adiós, aunque será más bien un hasta luego, y esperemos que sea tarde.

Algunos —más de uno— debemos la sonrisa a los que nos acompañan, pero la mía no tendría el colmillo tan afilado sin tu ayuda.

Que la tierra te sea leve, Lula.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: