Bruja

Cómo puedes pedir que no espere, si ni si quiera sabes el qué, solo que es contigo.

¿O a caso tú sí sabes lo que quieres?

Yo nuca lo supe, ni espero saberlo ya. Pero lo vi y lo sentí.

Yo solo escucho mis silencios, porque el resto son evasivas y me aportan poco.

Sé que las puertas se cerraron tras tu paso y mi ventana siempre está abierta.

Sé que olvidar es lo que se espera de cualquiera sin corazón, pero no de mí.

Que intenté estar a la altura de unas circunstancias que me superaron, que es la difícil tarea de ser uno mismo luchando contra un pasado ajeno.

Sé que anoche, la noche de las brujas, tu noche, la boca me supo a ti.

Sé que solo tú tienes las llaves de la libertad y que jamás intentaré retenerte.

Ni a ti ni a nadie.

Sé que me embelesas cuando barres con tu escoba las ruinas.

Sé que no mido el tiempo cuando compartimos durante horas tus hechizos.

Sé que prendes velas por doquier y sabes hacerme arder.

Y hoy, en el día de los difuntos, si me preguntas, me basta con verme morir con mi cabeza bajo tu ombligo.

Así es que no me pidas beber de tu veneno y olvidar, como yo no te pediré palabras certeras.

Porque entonces no me conoces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: